Normas guardería

El Aula de Mayores

Cuando llego a Patosos a veces me hago el/la mimoso/a, y mi mamá y mi papá se van un poquillo preocupados/as. Ellos no saben que a mí también me gusta hacerme el/la “interesante” de vez en cuando y que, en cuanto se dan media vuelta, empieza una divertida mañana en la “guarde”.

 

Nada más llegar entramos en clase de gateo, en donde esperamos a que lleguen todos nuestros amiguitos/as. Allí nos saludamos, cantamos y jugamos libremente hasta las 9:30. “Pííííí-Pííííí´”, “Viajeros al tren”. La profe nos llama para ir al baño. Como somos los mayores nos sentimos muy orgullosos al ver como nos miran los peques. ¡Sabemos hacer el tren sin soltarnos y caminando despacito! Pííí-Píííí.

 

En el baño nos bajamos la ropa solitos y nos sentamos en las tazas y es que ¡somos unos campeones/as!.  Cuando terminamos, nos dan papel para limpiarnos “la gotita” y cantamos “ni gota, ni gota...” Nos sentamos en el suelo para esperar a que terminen los demás, y entonces cantamos alguna canción. A mí me gusta mucho el “guli- guli”.  “¡Píííí-Píííí!” ”(el responsable es la locomotora). Vamos en otro tren a clase, y en cuanto llegamos, nos gusta corretear de un lado a otro, aunque ya estamos aprendiendo que no hay que subirse a las mesas porque nos podemos caer. Nos ponemos las batas nosotros solitos, aunque necesitamos un poquito de ayuda para atarnos los botones. Los más peques tienen que ponerse de nuevo el pañal. Mientras, los mayores jugamos con los animales, con las muñecas o con las construcciones o, si queremos otra cosa, la pedimos “ pofavó y gacias”.

 

Luego hacemos la asamblea. Nos sentamos todos en un gran corro, como los indios, y tenemos que contestar “Buenos días”, cuando nos saluda la “señorita”. Después, miramos al cielo para ver qué tiempo hace, y cantamos “sol, sol soool...” o, “qué llueva, qué llueva...”. Ponemos la fecha en nuestra casita, nombramos a un responsable, leemos el menú del día y recordamos a los niños que no han venido a clase. Luego, contamos los niños que estamos en el corro: “ Uno, dos, tres,...”. Así voy aprendiendo, cada día, más números. Entonces, el/la responsable puede contarnos lo que quiera a los amiguitos/as, (a qué jugó ayer con su papá y su mamá, qué ha desayunado, o lo que se le ocurra). Como todos tenemos muchas ganas de contar cosillas, empezamos a hablar todos a la vez; entonces la profe canta “Canta chucho que no te escucho...” hasta que volvemos a escuchar. ¡Y es que tenemos tanto qué hablar! Cuando me toca a mí, me siento muy importante, porque todos me miran, me escuchan y, cuando termino, me aplauden.

 

¡A la colchoneta, qué vienen los bits!. Los bits son fotos o dibujos de un montón de “cosas”. La profe les llama “Bits de Inteligencia”. Yo no sé qué es eso, pero me divierto mucho viendo esas fotos y adivinando cómo se llaman: “Vieja friendo huevos “, “prisma”, “lince ibérico”, “morado”, “el cuatro” etc. Poco a poco, iremos viendo todos, porque hay muchos: cuadros, figuras geométricas, números, mapas, minerales, animales, escritores, fenómenos de la naturaleza... 

 

Después de los bits, cada día hacemos una actividad. Unas veces jugamos con todas las colchonetas de la guarde, nos dejan mantas, sábanas, las construcciones grandes de colores y subimos los columpios del patio. ¡Ay ay ay! ¡Esto sí que es divertirse! Nos hacemos cabañas, nos escondemos dentro, nos disfrazamos o nos metemos en cajas que son nuestros coches o nuestras camas (Psicomotricidad Relacional).Otros días hacemos fichas, otros trabajamos por “rincones” (hay un rincón de pintura, otro de puzzles y encajables, otro de lectura de cuentos y otro de juego simbólico -cocinitas, arquitecturas, muñecas...). Otras veces jugamos con la plastilina, o con arcilla, dibujamos, cantamos y bailamos, leemos cuentos, hacemos puzzles y encajables, jugamos con las marionetas, pintamos con los dedos... ¡Cómo para no dormir, luego, a pierna suelta!

 

¡Qué hambre! Seguro que es hora de la galleta. Si no hace mucho frío, me pongo el abrigo y salgo a jugar al patio mientras me como las galletitas. ¿Dónde se han metido mis amigos/as?

 

¡Mayores a clase!. Vuelta para adentro. Ahora volvemos a ir al baño y nos lavamos las manos y la cara, nos peinamos guapos/as y esperamos a los papás leyendo cuentos, bailando con música  o jugando con lo que pidamos... ¡Mamá!... ¡Papá!

El Aula de Gateo

¡Buenos días! Yo sé que vosotros os preguntáis muchos días qué es lo que hacemos en la guarde. Como nosotros no sabemos hablar... ¡No os podemos contar nada! Por eso os escribo, para que todos los papás y mamás de los niños que vienen conmigo a la clase de gateo, sepáis qué es lo que hacemos todos los días.

 

La guardería se abre a las siete y media, pero nosotros podemos ir llegando hasta que den en el reloj las nueve y media. 

 

A las nueve y media todos los niños y niñas se van a sus clases. Es entonces cuando recogemos entre todos los juguetes, para poder sentarnos en la colchoneta y saludarnos los unos a los otros. Para que empecemos a trabajar y estemos a gustito, mi profe nos cambia el pañal. ¡Qué limpitos nos quedamos! La primera actividad nos gusta mucho, ya que se trata del corro donde damos los buenos días, cantamos y aprendemos muchas cosas.

 

Después de todo esto hacemos nuestras “ obras de arte”, pintamos con el rodillo o el pincel y las pinturas de dedos, pegamos gomets y papelitos de colores en una hoja... Pero lo que más nos gusta son los talleres que realizamos. Jugamos con las hojas secas del Otoño, la nieve del Invierno, las flores de la Primavera y con el agua en el Verano. Para nosotros la psicomotricidad es algo muy importante porque con ella aprendemos a gatear, y a dar nuestros primeros pasitos. Con los módulos, las pelotas, los aros, no paramos de correr y de saltar. ¡Qué bien nos lo pasamos!

 

Tanta actividad nos da mucha hambre. A la hora de almorzar, nos sentamos todos en la colchoneta, comemos galletas o fruta, y también bebemos un poquito de agua. Algunos amiguitos ya están cansados y quieren dormir un ratico. El resto juegan con las construcciones haciendo unas torres muy altas, con las cocinitas y con los animales hasta que los demás se van despertando. Yo suelo dormir una media hora, porque si no lo hago, a la hora de comer tengo tanto sueño que no como muy bien. Así que os dejo porque... zzzzzzzzzzzzz...

 

¡Ya estoy aquí otra vez! ¡Qué bien me encuentro! Me he despertado y algunos niños ya estaban jugando por la clase. Mi señorita está preparando otra actividad del día. Las actividades que hacemos en este ratito son muy variadas. Vemos diferentes dibujos pintados en cartulinas, llamados bits de inteligencia (a mi ese nombre me parece muy raro, pero me gustan mucho). Otro día dejamos toda la clase a oscuras y, con una linterna y papeles de diferentes colores, estuvimos viendo luces de colores por el techo, la pared, el armario etc. Teníamos que cogerlas, pero eran muy rápidas y siempre se nos escapaban. Aparte de estas cosas, muchos días escuchamos música clásica y canciones infantiles. La profe nos enseña gestos que se hacen con cada canción. Nos lee muchos cuentos, algunas veces aparecen unos muñecos chiquititos que hablan (les llaman marionetas) y nos parece que los personajes del cuento están con nosotros.

 

¿Sabéis con qué me río mucho?, escuchando los sonidos de los animales, los del propio cuerpo (aplaudimos, estornudamos...) y los del entorno. Yo los intento imitar aunque a veces me resulta un poco difícil, a eso le llamamos discriminación auditiva. ¡Cuántas cosas estoy aprendiendo! Como podéis ver no paramos.

 

El Aula de Medianos

Papá y mamá hablan sobre las cosas que han hecho durante el día. A mí también me gustaría contarles todo lo que hecho en la guardería. Allí me dicen que soy “Mediano”, lo cual me da ciertos privilegios que los peque no tienen, pero mi lengua es un poco de trapo y, aunque entiendo todo, y ya me sé muchas palabras, mi boca no las junta bien. Hoy es un día mágico, porque a través de esta carta contaré a papá y mamá cómo es mi día en la guardería Patosos.

A primera hora, nos juntamos en la clase de gateo. Allí esperamos a que lleguen nuestros amiguitos/as mientras jugamos con un montón de juguetes, bailamos y cantamos canciones. Hacia las 9:30h mi profe nos llama cantando “Al tren de los sueños...”. Muy contentos corremos hacia la puerta para hacer un tren muy largo y dirigirnos hacia nuestra clase. ¡Nos vamos! ¡Piii-piii!. Aunque vamos despacito y casi siempre nuestro tren descarrila un poquito, cada vez lo vamos haciendo mejor.

 

Una vez en clase nos ponemos las batas. Poco a poco lo vamos haciendo nosotros solitos, aunque aún necesitamos algo de ayuda para meter bien los brazos por los “agujeros” donde dicen que van los brazos. Luego, la profe comienza a cantar “Sentaditos, sentaditos...” y nos sentamos haciendo un corro. A veces no nos sale muy bien, y ella nos va colocando en el sitio correcto. Aún así, está muy contenta porque dice que cada vez lo hacemos mejor y aguantamos más tiempo sentados.

 

Nos damos los buenos días y vemos qué amiguitos/as han venido y cuáles faltan. También miramos al cielo para ver qué tiempo hace y cantamos “Sol, sol, soool...” o “Qué llueva, qué llueva...”. Después nos “cambian el pañal” , pero ahora nos han dicho que vamos a empezar a ir al baño como los mayores ¡Menuda aventura! ¡Y hasta hacemos excursiones para verlo! 

 

Llegamos ya a la hora de las actividades. Cada día es diferente. Hay días que bailamos canciones con gestos, otros jugamos con plastilina o rompemos papel de diferente textura, otros garabateamos en un papel muy grande que pega la “seño” en el suelo, o nos trae unos bloques grandes, los aros y los palos de gomaespuma, y hacemos psicomotricidad. A menudo, contamos cuentos y hacemos fichas. Para hacer fichas, primero se nos explica lo que hemos de hacer, pero todo, todo, todo, lo hacemos nosotros. Bueno, ya ha pasado la mitad de la mañana; ahora vamos al patio (siempre que el tiempo lo permita), jugamos y comemos la galleta. ¡Qué bien! ¡Qué hambre tenía!.

 

De vuelta en clase nos vuelven a cambiar el pañal, nos lavan las manos y la cara. Mientras tanto, los demás niños suelen ver la fotos de los amigos o leen los cuentos que tenemos cada uno. Cuando terminamos, nos sentamos en la colchoneta y... ¡Qué bien! ¡Llegan los bits!. Los bits son unas imágenes grandes, que nos muestran muchas cosas: desde el tiempo, hasta los transportes, animales, flores, colores, números... Los hay de tantas clases... Dicen que hay algunos que hasta te enseñan cuadros de “Velázquez”. Los mayores se los saben, nosotros todavía no, pero los aprenderemos todos. Los bits nos gustan mucho, y nos llaman mucho la atención.

 

Ya se ha pasado toda la mañana; ahora los papás vienen a buscarnos. A los amigos que se quedan a comer en la “guarde” les ponen los baberos y los llevan al “comedor”. Una vez terminada la comida y con el estómago lleno nos preparamos para dormir la siesta.

Qué hacemos en la guardería

¿QUÉ HAS HECHO HOY EN LA GUARDERÍA?

 

Esta la pregunta que todos los días planteamos a nuestros hijos al ir a buscarlos. Sabemos que en educación infantil se trabaja desde tres áreas que engloban todos los aspectos del niño/a: el área de identidad y autonomía personal, el área del medio físico y social y el área de comunicación y representación.  Pero nos queda la duda de cómo se logra esto.

Para cada edad y en cada área se proponen unos objetivos que se irán desarrollando a través de las actividades que se realizan en la guardería. Dichas actividades son programadas atendiendo al momento evolutivo de cada niño/a, es decir, teniendo en cuenta su edad y sus necesidades.

 

Os presentamos también un pequeño resumen de las actividades para que sepáis en que consisten:

 

Actividades de estimulación: Con las que se pretende estimular los diferentes sentidos, los cinco habitualmente conocidos y el kinestésico o del movimiento.

  • Estimulación auditiva: Por ejemplo, realizar diferentes sonidos con distintos instrumentos musicales y objetos, escuchar sonidos ambientales y reconocer qué o quién los produce ( el sonido de un coche, de un avión, de niños..),canciones...
  • Estimulación táctil: Experimentar con diferentes texturas(blando-duro, áspero,-suave;liso-rugoso..)con distintas formas...
  • Estimulación del olfato: Olores de colonia, de vinagre, de fruta, de limón...
  • Estimulación kinestésica: Motricidad gruesa(gateo, marcha, lanzar, saltar, correr, rodar, ejercicios de brazos, piernas...) y motricidad fina, digital(pintar con los dedos, con pincel, pegar gomets, rasgar papel, hacer bolitas con papel de seda, trabajar con la plastilina....).

Actividades de exploración: Encaminadas a la exploración de objetos habituales como los juguetes, percibiendo sus características y propiedades a través de la manipulación. Ejemplos:

  • Arrugado de distintos tipos de papel: blanco, de revista, de periódico.
  • Manipulación de diferentes piezas con formas, tamaños y colores diversos.
  • Aros para meter.
  • Piezas de construcción para encajar.
  • Puzzles.

Actividades de reconocimiento: pensadas para consolidar la identificación de las educadoras, los compañeros/as, el mobiliario de la clase, los juguetes, los animales...

  • Reconocimiento de personas: Ejemplo: ¡Aquí estoy!(la educadora se cubre ahora la cabeza)¿Dónde está Alicia? Se ha ido.(A continuación se destapa la cara)¡Aquí estoy!
  • Reconocimiento de mobiliario: Ejemplo: golpear los muebles e invitar a los niños/as a realizar lo mismo a la vez que se nombra el objeto: “He golpeado...”
  • Reconocimiento de sonidos: Conocer los sonidos onomatopéyicos de los principales animales(perro, gato, pato, rana, pájaro, vaca, oveja...) Asociar cada sonido con el animal correspondiente.
  • Reconocimiento de personajes: A través de los cuentos reconocer al pato Patoso, a David, a la perrita Chufa, los tres cerditos, etc Mediante marionetas también aprenden a reconocer a Blancanieves a los enanitos y a otros personajes de cuentos.

Además de estos ejemplos, en el funcionamiento diario siempre se hace referencia a los niños/as, así como a todo lo demás, por su nombre, creando un ambiente rico en vocabulario que contribuye al reconocimiento de lo nombrado y a la estimulación y desarrollo del lenguaje.

 

Actividades de desarrollo: Para el progreso y afianzamiento de las habilidades motrices. Ejemplos:

  • Con música invitamos a los niños/as a gatear como lindos gatitos.
  • Bailamos realizando movimientos con los brazos.
  • Caminamos al ritmo de la música despacio o deprisa.
  • Realizamos volteretas.
  • Trabajamos con canciones sobre las partes del cuerpo.
  • Con poesías.
  • Ponemos gomets en diferentes partes del cuerpo.

 

 

Subcategorías

Contacta con nosotros

Calle de la Ermita, 9 Bajo G

31016, Mendillorri - Pamplona

  • Teléfono:   948 16 24 47 / 638 05 89 26

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies. Política de Privacidad.

Acepto política de Cookies .

EU Cookie Directive Module Information